¿Ya tienes tus prioridades en mente? Ya no más excusas.


PRIORIDADES EN LA VIDA. (II)

Hoy domingo se termina la feria de mi localidad,  ahora queda recuperar nuestra rutina diaria, nuestros quehaceres y volver a retomar el aliento el cual parecía que nunca llegaba y no es por que esté desesperada, pero hasta que no pasan estos días de feria, el pueblo se paraliza, la gente está como bloqueada, hasta el curso escolar parece comenzar más tarde que en ningún otro lugar…es como si estuviéramos retrasados o aturdidos.

Pero también es cierto que una vez que pasa la fiesta, remontamos y ya nadie nos frena. A veces vamos tan deprisa que se nos olvidan nuestras prioridades, y sólo queremos llegar…pero ¿ adónde? ¿sabemos realmente dónde queremos ir?  

Esta vez mi familia y yo, tras unas copas con nuestros amigos y celebrar el primer día de  feria a su lado, decidimos irnos a pasarlas fuera y tomarnos el resto de días  de descanso,  coger fuerzas, por eso hoy  quiero compartir este artículo con vosotros, pues me llama mucho la atención, ya que a veces en el camino le damos preferencias a “prioridades” que no aportan nada productivo a nuestras vidas.

En mi caso, esta semana quería algo nuevo y estar  más tiempo con mi familia, pues aún son pequeños mis hijos y me necesitan, a mi marido casi ni lo veo y mi madre vive en otra ciudad, así que hemos pasado buenos ratos esta semana : jugando, comiendo, bañándonos en la playa, bailando…otra forma de pasar nuestra feria, algo más particular  y yo también era consciente de que era el momento de pasar juntos más tiempo, pues son días de reflexión en la que todos juntos podemos sacar nuevas creencias positivas sobre nosotros.

 Aun cuando no nos detenemos a pensarlo profundamente, todos tenemos prioridades en la vida.

Las prioridades son aquellas cosas a las que tú pones por encima de todo lo demás, puede ser tu familia, tu carrera profesional, tu pareja, tu imagen, tu espiritualidad, entre muchas otras cosas.

El problema no está en tener prioridades, sino en identificarlas y ordenarlas correctamente y yo me alegro de haberlo hecho así, y vivir con ellos unos días de descanso en un lugar muy hermoso que no conocía y me ha sorprendido lo bello y cuidado que esta todo, lo agradable de las personas y como me he sentido allí, mientras caminaba por la mañana, o me reía junto a mi pequeña.

Creo recordar, en abril de este año te hable  sobre  ellas en otro artículo y de nuevo repito, pues mi interés es  tenerlas presentes y recordarte lo a ti también.

 ¿Cómo ordenar las prioridades en nuestras vidas? 

Las prioridades deben ordenarse de la siguiente manera: 

prioridades (1)

  • Imprescindible: ¿Qué es lo que no puede faltar en tu vida? ¿Qué es eso de lo que no puedes prescindir? ¿Cuáles son aquellas cosas que no puedes omitir? Eso debe estar en primer lugar.
  • Deberes: Ya en el segundo puesto ubicaremos aquellas cosas que son necesarias y debemos hacer, aunque no son esenciales para vivir.
  • Deseos: Por último, lo que deseamos hacer aunque no debamos hacerlo pues hay que respetar las prioridades.

La familia es algo imprescindible, el trabajo es un deber y la salida con amigos es un deseo. Este es un ejemplo claro de cómo debemos ordenar las prioridades.

¿Cómo mantener las prioridades?

 De nada sirve identificar y ordenar las prioridades si no vas a mantenerlas, por eso yo tiento tenerlas presentes, y de vez en cuando hago mis retiros con mi familia. Es muy común que un día ordenemos todo, pero a la semana siguiente ya nos hayamos olvidado de lo que planteamos. Muchas personas se preguntan ¿Cómo puedo mantener las prioridades? 

  • Ten responsabilidad: Tú debes responsabilizarte a cumplir con el orden de las prioridades. Quizás a lo primero te cueste y tengas que sacrificar cosas, pero luego veras los frutos.
  • Di NO a lo que tengas que decir no: Tus amigos te llaman para salir pero mañana debes dar un examen, el deber esta antes que el deseo, así que di NO.
  • Comprende la importancia de cada cosa: La mejor forma de mantener tus prioridades y sentirte bien por lo que haces mientras lo haces, es comprendiendo la importancia de esas cosas que nombraste como “prioridad” y para eso piensa ¿Qué harías si lo perdieras? ¿Qué harías si perdieras tu familia? ¿Qué harías si perdieras tu empleo? ¿Qué harías si perdieras tu relación con Dios? ¿Qué harías si perdieras la oportunidad de recibirte en tu carrera? O cualquier otra prioridad que tengas… Veras que con gusto tomas la responsabilidad de mantener el orden que establecimos.

Nuestra escala de valores va a establecer el orden de prioridades de los aspectos claves de nuestra vida y de cada día:

5b20165a9643a9fb2be74ee645a99945

Todas las virtudes y valores humanos están interrelacionados. La virtud del orden es la coordinadora de todas las virtudes pero usándolo de forma afable y no imponiéndolo de forma fría, la que consigue que mejoremos de una manera armónica y equilibrada; Ese orden mental consiste en una clara escala de valores, de prioridades.

La vida espiritual que es el mejor patrimonio que puedes dejar a tu familia y a la sociedad.
El matrimonio,
los hijos, El trabajo, Parientes,Amigos,Relaciones sociales,Salud, descanso ,Cultura, formación…

 Para respetar ese orden mental es preciso tenerlo bien entendido y asimilado y un esfuerzo constante de la voluntad para respetarlo.

 

 

La falta de un proyecto de vida te puede acarrear situaciones tales como:

  • Conflictos con tu pareja ó familia.images
  • El dinero ya no te está rindiendo.
  • Las enfermedades que van de mal en peor.
  • Te sientes estancado ó aburrido con tu estilo de vida.
  • Cuando vas a la tienda ¿terminas comprando algo diferente a lo que ibas buscando?
  • ¿Tienes mil actividades al día y ninguna terminas?
  • ¿Ves a tu hijo(a) adolescente indeciso de qué carrera va  a estudiar?
  • ¿Te causa inseguridad cambiar de trabajo?
  • ¿Piensas que tu sueño más anhelado nunca dejará de ser un sueño?
  • ¿El tiempo se te va en nada?
  • ¿Manejas altos niveles de estrés o te enojas con mayor frecuencia?
  • ¿Te desmotivas con facilidad?

Con la virtud del orden nos respetamos a nosotros mismos y a los demás.

Busca un rato…nadie está demasiado ocupado, sólo son excusas.

              Tu Coach.

              Susi Nieto.