Las fases del duelo (Luto) ¿Cómo superarlo?


LA FASES DEL DUELO (LUTO) ¿ CÓMO SUPERARLO?

Hombre_estanque-slogan
            Tras unos días de angustia y dolor hoy quiero y necesito tratar el duelo.

            Vamos a conocer mejor este proceso, en el que muchos de nosotros tarde o temprano tenemos que pasar y en la mayoría de los casos  no sabemos cómo dirigir nuestras emociones o qué hacer con ellas.

            Según los profesionales: El duelo es un proceso natural de cicatrización necesario para el restablecimiento de nuestro equilibrio interior. Se produce solo, en todos los seres humanos, después de la pérdida de un ser querido. 

            La cuestión es ¿de qué forma vamos a cicatrizar?

            El trabajo de duelo permite canalizar el sufrimiento y avanzar hacia la cicatrización real de la herida interior. 

Las tareas esenciales del trabajo de duelo

– Reconocer la realidad del fallecimiento de la persona desaparecida 
– Vivir las emociones del duelo: Reconocer las emociones y expresarlas
– Desarrollar nuevas habilidades y reconstruir aspectos del mundo interno dañados o necesitados de fortalecimiento 
– Preservar de forma adecuada el lazo con la persona fallecida 
– Desarrollar otro modo de vincularse al mundo y al otro 

La duración del trabajo de duelo

            El trabajo de duelo requiere tiempo. Suele tardar de uno a dos años, y en ocasiones varios años más.

             Tras ver varios artículos he realizado un resumen que nos sirva de ayuda para encauzar  este estado o proceso, un estado de tristeza y depresión causado por la pérdida definitiva e inamovible carencia o falta de algún ser querido o la noticia fatal de la enfermedad terminal de uno mismo.

 El duelo causa  estrés crónico

            El proceso de duelo genera en nosotros un estrés crónico que repercute directamente en nuestra salud.

            Nos encontramos a la vez exhaustos y muy agitados, confusos, padecemos varias enfermedades debidas a la bajada de nuestro sistema inmunitario, perdemos el apetito, digerimos mal, nos cuesta concentrarnos, nos falla la memoria… todo esto es normal. Se trata de una reacción biológica del cuerpo.

 

El duelo, implica un ciclo de CINCO etapas:

 duelo-1-e1430556722371

            Este ciclo de cinco etapas se denomina el ciclo de Kübler-Ross o modelo de Kübler-Ross. Tiene su nombre, debido a la Dra. Elizabeth Kübler-Ross, que fue la investigadora que a través del estudio de las personas tras la pérdida de un ser querido o inclusive cuando al informado se le comunica de que ellos mismos son la terminal y pueden morir en breve, pasan por todas estas fases o etapas.

             Esto no es para todos igual, ni va de forma lineal. No tiene un tiempo estipulado para cada etapa, pues todo ello depende de cada persona. Algunas personas pueden estar más tiempo en una y menos en otra.

             Pero por lo menos podemos identificarlas y eso ayudará en algo. Al leer cada una de ellas te puedes identificar pero no existe la fórmula individual  ni consejos que alivien ese sufrimiento pero sí te ayudará a entender y superar cada una de las fases.

Os desarrollaré cada una de las partes:

LA NEGACIÓN

             ES la primera, aquí nos negamos rotundamente a aceptar la pérdida o la notificación de su muerte inminente. Es cuando te encuentras en estado de Shock por toda la información acerca de la pérdida o enfermedad terminal propia que te están dando.

Solemos emplear frases del tipo: “No, no puede ser que estén muertos”, “Esto no puede ser verdad”, “No puede haber pasado, eso no es verdad”, “Estoy bien”, “Esto no me puede estar pasando a mí”.

       La negación es un escape del dolor. Por ello hablar de un acontecimiento distractorio es un escape del dolor, porque el dolor es tan inmensamente grande, para poder asumirlo en esos momentos, distrae el pensamiento y el momento se hace más llevadero.

         Dicen que, negar la verdad puede ser tanto conscientemente como de forma inconsciente y su duración puede ser muy variable… Aunque por lo normal cuando ven el cuerpo en el entierro o la cremación, las personas casi siempre, no tienen más remedio que creer que sí ha ocurrido y así pasan a la siguiente fase, es decir, la “ira”. Por lo tanto la “negación” es solo una defensa TEMPORAL ante el suceso del sentimiento tan doloroso que siente en esos momentos.

LA IRA

     La ira, es el enfado y la rabia, que sentimos cuando sabemos que sí es así, que sí ha ocurrido, que sí es verdad que tenemos una enfermedad terminal o que nuestro ser querido está muerto. Nos podemos enfadar con todo el mundo, con los médicos, sanitarios, incluso con nosotros mismos Esta ira no es racional o al menos normalmente pero puede ser angustiosa, agobiante y agotadora.

Pensamos en frases del tipo: “¿Por qué ha tenido que morir?”, “¿Por qué ha sido él/ella?”,
“¿Por qué yo? ¡No es justo!”, “¿Cómo puede sucederme esto a mí?”, “¿Quién es el culpable?”

       La “ira” es nuestra emoción más fuerte, envuelve todo nuestro dolor, todos nuestros miedos más profundos, toda nuestra pena…

        Si estás en esta etapa lo mejor es exteriorizar y sacar toda esa “ira”, todo es odio y furor, SIEMPRE de una forma SANA, es decir, sin hacer daño a nadie ni a uno mismo. Por ejemplo puedes caminar, correr, saltar, gritar, golpear la almohada, lo que quieras, siempre y cuando, como antes te he dicho, no perjudique a nadie ni a ti mismo.

       Una vez sacada la “ira” dentro de nosotros, se aconseja  hacer ejercicios de relajación. También puedes hacer yoga, meditación, natación o algún ejercicio no violento pero sin ser demasiado autoexigente.

 

LA NEGOCIACIÓN

            La negociación es la etapa en que intentamos hacer algún tipo de trato, pacto o acuerdo de alguna manera, incluso con el más allá, como si eso fuera posible…para que vuelvan tus seres queridos o para que esa situación terminal cambie. Consiste en la Esperanza de la negociación.

             Se vive diferente antes o después de la muerte, es decir, si sabemos que nuestro marido se va o morir o nosotros mismos somos enfermos terminales, es cuando se intenta hacer este tipo de “negociación”.

Ejemplo de “Antes de la muerte”:

            “Por favor Dios mío, voy a ser mejor persona si mi marido vive cinco años más”,  “Haría cualquier cosa por vivir unos cuantos años más, todos los ahorros de mi vida si hace falta”. Después de la muerte, se va hacia atrás y se analiza la situación y el qué hubiera pasado si las circunstancias hubieran cambiado.

Ejemplo de “Después de la muerte”, (En caso de familiares) el “Y SI”

            “¿Y si hubiéramos ido al médico antes?”, “¿Y si hubiéramos vivido más sanamente?” ,“¿Y si ella no hubiera ido a ese lugar no le habría….?”, “¿Y si yo no la hubiera dejado hacer aquello quizás…?”

            También en ocasiones podemos hacer actos como estos: “Dios mío, me voy a la cama esta noche y cuando me levanté por la mañana, todo habrá sido un mal sueño”. Esta frase es la que inunda muchas veces nuestro pensamiento y deseamos que ocurra por encima de todas las cosas.

         Cuando se ve que todo lo que se pide es imposible de obtener y que la esperanza no tiene fundamento, comienza la etapa de la “depresión”.

 

LA DEPRESIÓN

             En la etapa de la “depresión”, la persona se siente angustiada, miedosa, afligida, a menudo lloran y en cierta manera se sienten culpables o arrepentidos. En los casos que el afectado pierde a un ser querido, la depresión incluye las mismas emociones, ya que se dan cuenta de que su situación es irrevocable, y que tienen que continuar viviendo, sin la presencia de esa persona tan importante para sus vidas.

 

            Se sabe que la depresión es una respuesta natural, a la pérdida de un ser querido o por la noticia de nuestra enfermedad terminal. Hay veces que se escucha “Tenemos que hacer algo con la depresión que tiene” y al igual, ha perdido a su familia y sus hijos en un accidente de coche!!!

 

            Sabemos que la depresión es un acto muy normal y esperado….. Y NO se necesita medicación necesariamente. También es cierto, que algunas personas pueden tener una depresión demasiado profunda… Si este es tu caso, si te encuentras sin fuerzas para lograr continuar luchando, si tu depresión te supera, entonces es mejor buscar ayuda psicológica de un buen profesional, como por ejemplo un psiquiatra, para que evalúe tu depresión y te medique con lo que considere más oportuno.

Ejemplos:

“Estoy triste, sin ganas de hacer nada ¿Por qué molestarme en hacerlo?”, “Echo de menos a mí ser querido, no puedo continuar yo solo/a” , “¡No puedo más! ¡Si me voy a morir que se ahora mismo!”, “Solo hago llorar y llorar, quiero morir para estar a su lado” ,“Tendría que haber muerto yo y no él”

            Durante esta etapa, la persona entiende algo mejor la irrevocabilidad de la muerte, la cual es definitiva  y a menudo el individuo se niega a hablar, a comer, asearse, se pasan la mayor parte del tiempo llorando y lamentándose.

Esta etapa es necesaria para poder llegar a la última fase la “aceptación”.

 

LA ACEPTACIÓN

             La aceptación es cuando la persona está preparada para aceptar este hecho, en el caso de los enfermos terminales, con normalidad, cuando el enfermo llega a esta etapa, sus familiares o amigos aún no han llegado.

            En el caso de los enfermos terminales, su perspectiva cambia y examinan su actual forma de vida e inician un cambio de actitud y de vivir, pues realizan lo que verdaderamente es importante para ellos, por ejemplo, hacen viajes, se cambian de casa, piden perdón a alguien, van a ver a alguna persona especial en sus vidas, etc.

            Para las personas que perdieron un ser querido, con la aceptación de que el fallecido nunca más volverá, comienzan a vivir nuevamente sus vidas. Esto no significa que dejen de pensar en ellos y que los recuerden en sus mentes, sino que pueden continuar con sus vidas aceptando el hecho de que nunca más estarán con ellos.

Ejemplos:

“No puedo luchar contra la enfermedad, pero puedo prepararme para ello”, “Mi muerte es  inevitable, pero me siento bien y en paz”, “Algún día todo iremos al mismo lugar y nos encontraremos” .

Esta etapa viene con Paz y con la comprensión de la muerte…

¿CÓMO SE PUEDE SUPERAR EL DUELO?

         9b430e557163a4c0ddc4b2fdaf940df7   Debes encontrar en tu vida un nuevo vivir, es decir, buscar nuevas actividades, formar nuevas relaciones, ser activo e independiente, dedicarte a los que aún están aquí contigo, que te necesitan.  Es bueno hablar con amigos y familiares de la falta o pérdida del difunto porque así se dará cuenta de que es una realidad, de que es cierto y real.

            Debes dejar que te ayuden, debes dejar que los demás te den su apoyo para que tú te sientas mejor. Es posible que necesites algún tiempo solo/a, pero la soledad puede convertirse en un problema aún más grande. Tienes que aprender a actuar y vivir sin esa persona en tu vida.

             Al principio parecerá que subes una montaña muy empinada, pero poco a poco llegarás a la cima…

            Cuida tu salud, debes comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente, pide ayuda profesionales si lo necesitas y piensa que a pesar de lo duro que ha sido, aún puede ser peor y que todo cambiará en un tiempo y mejorará.

            Otro aspecto del trabajo de duelo es que hacernos más conscientes, nos ayuda a desarrollar nuestra capacidad de gestión del estrés.

 Eres más consciente que antes
de lo que es importante
y lo que es trivial.
Tu ser querido vivió.
Pero tú aún estás vivo.
¡Vale la pena esperar al futuro!

 

            Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí.

Un abrazo de corazón a mi querida amiga  y a toda su familia.

Tu Coach

Susi Nieto