Rutinas Matutinas productivas ¿Cómo conseguir tiempo para mí?


Conseguir tiempo de donde parece que no lo hay es uno de los malabares que deben hacer las madres y padres con niños pequeños y no tan pequeños…y si  encima trabajan fuera de casa, es agotador.

¿ Te imaginas, sentir que tu dia ha sido productivo y has logrado todo lo que habías escrito en tu plan de acción diario?

¿Cómo conseguir tiempo para mí?

Cuando se tienen hijos, dar respuesta a esa pregunta es bastante complicado. Lo sé por experiencia. El día que una mujer es madre se conciencia de manera inmediata, deja de ser una sola persona para convertirse en dos; y sus prioridades  pasan a un segundo plano.

 

Una cosa es la teoría y otra la práctica. Es cierto que de todo se sale, pero ¿cómo se sale? En mi opinión depende de tres cosas:

  1. Depende de cómo sepamos afrontarlo y gestionarlo
  2. Depende de con quién (familia, amigos, niñera) podemos contar
  3. Depende de cómo nos organicemos.

 

Una cosa es contar con ayuda de tu pareja o familia y otra depender de ti misma o personas externas, no obstante en todos los casos, el tiempo libre ya no es el mismo; se distribuye de otra manera y conseguir algo para nosotras es  hacer malabares. Ello conlleva tener una mente muy clara sin sentimiento de culpa aunque de culpa  algo queda.

 

Si somos amantes del orden, aunque no esclavas, nos resultará más fácil encontrar espacios de tiempo para nosotras, se trata de establecer rutinas matutinas productivas al igual que hacemos en la oficina o con las tareas diarias.

Las rutinas matutinas productivas

El desarrollo del día depende mucho de cómo vaya la mañana. Mientras hay gente que se las ve y se las desea para llegar a tiempo a todo o casi todo, también hay quienes ya se han preparado para hacer que su día sea lo más productivo y fantástico posible.

 

No es como coser y cantar (y menos si no te gusta madrugar), pero integrar en el día a día las rutinas adecuadas da sus frutos y merece la pena incluso aunque al levantarte solo tengas ganas de soltar agravios.

 

Para conseguir tiempo primero hay que saber organizarlo y en esto tienen mucho que ver nuestras rutinas productivas.

Una rutina productiva es aquella operación que realizamos bajo una secuencia determinada y no tenemos que analizarla mucho para llevarla a cabo hasta el final, es un hábito adquirido como algo natural en el día a día.

Nos acompañan por todos lados y nos ayudan a ahorrar tiempo.

Como las tenemos grabadas en la mente no necesitamos detenernos a pensar cómo o cuándo las vamos a realizar. Suceden prácticamente de manera automática, como por ejemplo:

  • Todas las mañanas: Nos levantamos-nos aseamos-nos vestimos-desayunamos-salimos a la calle.
  • Tomamos la ruta de siempre-llegamos al trabajo- trabajamos-salimos del trabajo.
  • Regresamos del trabajo-hacemos la comida-nos bañamos-comemos-dormimos.

Cada uno de estos procesos está condicionado por la rutina, sabemos que tenemos que hacerlo y lo hacemos.

Recomendación: Aunque son acciones prácticamente automáticas tenemos que ser conscientes de lo que hacemos en el momento presente para disfrutarlo, vivirlo, poniendo foco sobre todo en aquello que supone un riesgo (conducir). Como creemos que lo sabemos, nos dejamos llevar y eso es peligroso, hay que estar centrados siempre.

Establecer  rutinas productivas

Nos va a permitir, acortar el tiempo que empleamos en hacer determinadas tareas.

Yo agradezco haberme dado cuenta que hacer una rutina productiva de una vez con un solo recorrido, como mucho dos podía dejarme algún tiempo para mí; agotarme, estresarme y marearme menos.

Por ejemplo: En mi casa, hay varias plantas y eso supone tener que subir y bajar continuamente. El fin de semana que es cuando tengo más tiempo, reúno a mis hijos un rato y empezamos a organizarnos.

Primero tendemos la lavadora. Luego organizamos cuartos: (camas-ropa limpia se guarda y la sucia se baja—para no tener que bajar continuamente, organiza cada uno su cuarto, luego yo reviso y ponemos en un cesto la ropa sucia) cuando ya hemos recogido las habitaciones y aseos bajamos y la dejamos en el bombo, y procedemos a recoger la parte de abajo.

Nadie es perfecto y aunque les digo que se hagan responsables de donde dejan sus cosas, muchas veces hacen oídos sordos, pero es bueno que colaboren aunque haya que repetirles las cosas continuamente, deben acostumbrarse, responsabilizarse y establecer sus rutinas.

A veces dejan en la sala, libros, cargadores, chaquetas u otros utensilios. Entonces tomo una cesta, y cuando tengo que subir, me la llevo arriba y coloco cada cosa en su cuarto.

Resumiendo. Con uno o dos recorridos ya tengo todo colocado y organizado, pues me gusta que cada cosa este en su sitio evitándome el  tener que subir y bajar continuamente y sobre todo discutir con ellos. ¡Ya lo saben y saben cómo! Ahora queda reforzar cada semana o cada 3 días dependiendo de lo que me encuentre.

Business people eating lunch together

Aunque no lo creas, es increíble el tiempo que puedes ahorrar con este sencillo “truco” de hacer rutinas productivas de un solo recorrido y no concentrarte en una sola habitación o poder compartir tiempo de calidad con tus compañeros y no estar siempre corriendo

Se ha de ser constante y tener disciplina para no perder el hábito.

Yo establecí esos recorridos en mi mente, y procuro que mis hijos hagan lo mismo,  los incluí dentro de mis rutinas diarias y hoy me siento aliviada pues me permite tener espacios de descanso en mi vida cotidiana. No soy esclava del hogar y en la oficina hago lo mismo con las tareas diarias.

Aunque aún tengo mucho que aprender, existen algunos trucos que puedes usar para sacarle el máximo provecho al inicio de tus días. Te comparto los siete que he encontrado más efectivos:

  1. Administra tu energía, no tu tiempo

Si te tomas un momento para pensarlo, probablemente te darás cuenta que haces mejor las cosas a ciertas horas. Por ejemplo, mi pico de  energía creativa es mayor en la mañana, por eso hago lo importante a primera hora ya sea en casa (comida-tender-paginas matutinas) o en la oficina (clases-medico con usuarios- atención y diálogo)

A comparación, mis tardes las dedico para estar con mis hijos cuando no trabajo o hacer sesiones, llamadas o registro de datos en la aplicación, las tardes en que estoy en la oficina. No necesito que mi energía creativa esté alta para esas tareas, por lo que es la mejor hora para hacerlo. Y tiendo a hacer otros ejercicios (no más de 5m) por la noche cuando estoy más relajada, para centrarme en lo del día siguiente y ver lo logros conseguidos.

Así que piensa: ¿Qué tipo de energía tienes en la mañana? ¿Qué tarea se ajusta mejor a esa energía?

  1. Dispón la noche anterior

Como te dije en el punto anterior, dedica unos minutos a programar o revisar la programación del   día siguiente, ya sea las tareas del hogar para evitar olvidos importantes o definir a que dedicar el día siguiente con una lista de las cosas más importantes: compras, visitas al médico, terminar algún informe de la oficina… Me toma 5 minutos hacerlo y me ahorra tres horas al día siguiente.

  1. Identifica y controla a tus ladrones de tiempo

Aunque es complicado y casi nadie lo hace, el email puedes esperar unas horas y si lo abres, mira solo el asunto y si no es urgente, no los abras hasta última hora, cuando hayas hecho lo importante. Usa la mañana en lo que es más relevante.

En cuanto a tu móvil  elimina la necesidad de revisar mensajes, notificaciones de redes sociales, etcétera. Este simple truco evita que dividas tu atención en tareas sin importancia.

  1. Trabaja en un espacio limpio, ordenado y aclimatado

¿Has notado que te sientes aletargado y fastidiado en una habitación caliente y desordenada? Aumenta o disminuye la temperatura para aumentar el enfoque de la mente y el cuerpo. Mantén siempre tu mesa libre de papeles.

  1. Siéntate y párate o Levántate y muévete

Al estar sentados tanto tiempo en la oficina, nos encorvamos y eso hace que al oxigeno que respiramos le cueste trabajo entrar. Tu cerebro necesita oxígeno para funcionar. Tus pulmones necesitan expandirse o contraerse para llenar  tu cuerpo de oxígeno. Así que toma unos minutos y haz algún ejercicio de respiración. O levántate y mueve tu cuerpo para despertarlo del letargo y abrir tus pulmones, tu cerebro recibirá más oxígeno e incrementará tu concentración.

  1. Come y bebe saludablemente como recompensa de trabajar duro.

Es necesario hacer pausas para nutrirnos de energía. Es saludable hacer cinco comidas al día y beber mucha agua. El desayuno es la parte más importante del día. Tómate tu tiempo y haz un desayuno sano y equilibrado que te permita trabajar el resto de la mañana. Bebe agua. Ten siempre una botella a mano o aprovecha cuando te levantes para hacerlo.

  1. Desarrolla tu rutina matutina para empezar con armonía.

Mi rutina matutina empieza tomando un vaso de agua tibia con limón, después lo dedico a escribir durante unos 5m  mis páginas matutinas para limpiar mente y recordar lo que debo hacer durante el día, seguidamente hago ejercicios de estiramientos, a la vez que escucho algún mantra para armonizar y empezar bien el día.

Algunas personas comienzan su jornada con 10 minutos de meditación. De manera similar, debes tener una secuencia ritual. Estas pequeñas rutinas envían señales a tu cerebro de que es momento de trabajar o hacer ejercicio.

Estas rutinas te ayudan a superar la falta de motivación y a hacer las cosas, aunque no tengas ganas.  Con decisión, constancia e ilusión poco a poco conseguirás ser más productiva/o.

La forma en que empiezas el día, es como lo terminas.

¡Ánimo! Comienza a crear tus rutinas más productivas y me cuentas.

Espero que una vez leídos estos 7 trucos, reflexiones sobre ello y organices o adecues tu secuencia de rutinas, en casa, con tus hijos en tu oficina  o en cualquier lugar que tengas que poner orden, para conseguir tiempo de calidad para ti.

 

Como siempre te digo tus 24 horas pueden dar mucho de sí, si sabes sacarle provecho y te sientes satisfecha/o, por poco que hagas siempre avanzarás sin rendirte y las energías no se agotarán y podrás obtener abundancia extra y tiempo con amor.

 

Por Susi Nieto, Coach profesional

Blog: Reinvéntate y aprende a desaprender

Página web: Susinieto.com