¿TE CONSIDERAS HUMILDE EN TU VIDA DIARIA?


¿TE CONSIDERAS HUMILDE EN TU VIDA DIARIA?

A menudo se oye decir que la humildad es un valor que se debe sembrar y cultivar en nuestra vida. Como seres integrales que somos, este valor debe de ser implementado en todas las esferas de nuestra vida, ser nosotros mismos de una forma sana, mejorando día a día  y dando lo mejor de nosotros nos puede ayudar en  nuestro desarrollo espiritual, familiar, relaciones personales, etcétera.

Nuestra vida laboral no puede ser la excepción al momento de querer realizar y desarrollar el valor de la humildad.

La humildad además de ser un valor es una actitud considerada como una de las principales virtudes espirituales del individuo y además nos proporciona muchos beneficios. Siendo humilde  se vive de forma más tranquila pues se es consciente de las propias limitaciones y se es consecuente con la responsabilidad que a cada uno le toca vivir.

Los logros y cualidades son vistas desde los ojos de la humildad con recato y modestia, sin vanagloriarnos de los mismos, reconociendo el papel de los demás en la consecución de dichos logros, pues no estamos solos.

La humildad es una virtud que se opone a la soberbia y a veces las personas nos olvidamos de ser nosotros mismos y nos planteamos una imagen  destructiva del mundo de la empresa, y del trabajo, es decir, vivimos a la defensiva, y nos protegemos  constantemente de los demás como si nos relacionáramos con el enemigo.

Es importante no olvidar que siendo humildes podemos contrarrestar las propias imperfecciones, -nadie es perfecto- y a no permanecer frustrados por las limitantes propias o las exteriores,- vivir en paz con  nosotros y con el resto-.

También la humildad nos ayuda a combatir los golpes de la vida con humanidad y entereza, aportándonos resignación pero también la fuerza para ponerle cara a los problemas, nos hace más fuertes.

Así, la humildad nos permite una existencia más feliz y armónica. Pensando en el ambiente laboral y en el trabajo, al conocer y reconocer las propias limitaciones, descubrimos también nuestro potencial, y logramos entender que, la unión con los compañeros del trabajo hace la fuerza, contrarrestando así las limitantes individuales y creando una sinergia pues aceptamos y apreciamos más a los demás por  quienes son y no quienes queremos que sean.

La humildad nos ayuda a ver los problemas como retos, nos ayuda mucho a admitir nuestra responsabilidad en los fallos cometidos, permitiéndonos así una mejor y más rápida respuesta en nuestro entorno laboral lo cual nos permite crecer y auto superarnos por un mejor desarrollo laboral.

¿Cómo puedes poner en práctica el valor de humildad en la empresa?

En primer lugar, teniendo una visión humanista del lugar en el que trabajas. En una empresa no sólo importan los resultados sino también, las personas que componen el equipo de trabajo.


He encontrado  algunas claves para poner en práctica el valor de la humildad, para reflexionar e incluso te pueden ayudar a cambiar tu visión:

1) En primer lugar, debes pesar en los beneficios emocionales que te reporta la humildad. Te sientes mucho mejor contigo mismo y además, tu autoestima crece. Simplemente, se trata de mostrarte tal y como eres. Algunas personas tienen una personalidad disociada de tal forma que se muestran de diferente forma dependiendo del  contexto en que se encuentran. Debes ser igual de asertivo en familia como en la oficina.

2) Practica los actos puros, es decir, actos que no están bañados por ningún tipo de interés secundario. Haz cosas que te salen del corazón, sin esperar, nada a cambio. Ayuda a tus compañeros de trabajo, por ejemplo.

3) Cuando te equivoques, pide disculpas. Y vuelve a empezar con más fuerza y energía.

4) Asume con naturalidad que siempre habrá personas que estén más preparadas o que sean más competentes. En este contexto, es importante ser humilde cuando ascienden a un compañero en la empresa.

5) Por otro lado, la humildad también potencia la libertad en la toma de decisiones. De forma curiosa, muchas veces, las personas de más éxito son las que tienen más humildad.

Te vuelvo a preguntar ¿Te consideras humilde?

 

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí.

Susi Nieto

Coach Profesional

Facilitadora en cambios de desarrollo personal, negocio y Vida.
Autoestima, voluntad, prioridades, orden, calidad de vida y mejora vital

Susinieto.com

Baena -Córdoba – España

Teléfono: +34 667 682 929.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *