LAS 7 CLAVES PARA PENSAR LO JUSTO Y NECESARIO.


LAS 7 CLAVES PARA PENSAR LO JUSTO Y NECESARIO.

comete

¿No te pasa a veces, que le das demasiadas vueltas a un mismo tema, y no paras intentando encontrar respuestas, causas…culpables….qué se yo, hasta estar fatigada y exhausta mentalmente?

Si estamos tristes, porque estamos tristes, si estamos nerviosas porque estamos nerviosas y a todo queremos sacarle su justificación dando vueltas sin  parar.

Sin embargo, durante los últimos 20 años, numerosos estudios han demostrado todo lo contrario. Pensar demasiado produce muchísimas consecuencias adversas, ¿te has dado cuenta?: tu estado de ánimo empeora porque remueve tus pensamientos y sentimientos más negativos, no te ayuda por tanto a encontrar la solución a tus problemas pero sí acaba con las ganas de intentar solucionarlo y te resta energía.

Así que vamos a intentar un nuevo objetivo para aumentar tu bienestar y que forma parte de tu día a día, y ganar en  tiempo, fuerza y motivación. Pensar demasiado  es perjudicial.

 ¿Te gustaría Saber cuál es?

 El objetivo consiste en  desarrollar la capacidad de cortar el pensamiento obsesivo, de reinterpretar y sustituir estos pensamientos por otros constructivos y realistas.

Las personas que son realmente felices tienen la capacidad de distraerse y concertarse en actividades agradables, saben poner foco.

Las infelices no pueden o no saben  desprenderse de la información desfavorable,  ya que como depende de la interpretación negativa, casi cualquier acontecimiento puede conseguir que uno se sienta mal consigo mismo.

Pensar demasiado en un problema puede terminar siendo un problema en sí mismo

 historeita

¿Cómo parar de dar vueltas a la cabeza?

Aplica las 7 claves

1 – ¡Distracción!

Elige una  actividad que te guste, que sea lo bastante interesante, como para olvidarte del resto de cosas. Lo mejor son las actividades que te hacen sentir feliz, curiosa, tranquila, divertida u orgullosa, por ejemplo:

  1. Tómate tu tiempo dándote un baño de lujo y cepillándote los dientes,
  2. Observa un objeto durante el mayor tiempo posible.De esta manera, tendrás tiempo para pensar en algunas cosas que decir
  3. Ponle una calificación a los transeúntes.Es divertido mirar por la ventana y calificar a las personas que transitan por tu casa de acuerdo con su cabello, su ropa, sus zapatos y otros accesorios. ¿Ves a ese hombre que lleva un gran sombrero negro y una gabardina? ¡Se merece unas 5 estrellas! ¿Qué hay de esa mujer que lleva un vestido y maquillaje? Podrías ponerle 3 estrellas.

2 – Técnica del freno

Consiste en frenar y decirte a ti misma “basta” , dándote la orden de parar cuando descubres que has vuelto a pensar demasiado y parar inmediatamente de hacerlo. Tienes que darte cuenta de que has comenzado a pensar en exceso y para ello puedes ayudarte de las emociones, esas señales de alerta que aparecerán como aviso de una manera desagradable. Entonces te das la instrucción de frenar y cambias el foco de atención a lo que sea que estuvieras haciendo a aquella actividad distractora que te apetezca.

3 – Regula y gestiona tu tiempo: Treinta minutos

La tercera es reservar treinta minutos todos los días para dedicarte a pensar en exceso…si, eso es, tendrás un tiempo limitado al día para preocuparte, pero un tiempo en concreto, no podrás hacerlo el resto del día. Si la preocupación aparece en un momento no destinado a ello, deberás posponer hasta el momento acordado. De esta manera serás capaz de controlarte y controlar tus pensamientos Lo ideal es que esos treinta minutos sean en un momento del día que no estés ansioso o triste. Lo más frecuente es que llegado el momento te resulte antinatural forzar el pensamiento o directamente se te olvide, hasta que desaparezca totalmente.

4 – Habla con una buena amiga

A veces es bueno recurrir a alguien comprensivo y de confianza para desahogarte y recibir consejo, pero sin abusar. Es muy importante elegir sabiamente a la amaiga.

5 – Escribir esas preocupaciones

De tal manera que al escribirlas se esparcen y se vuelven más chicas, e incluso se ven diferente, pierden importancia o se le encuentra la solución rápidamente. Escribir te ayudara a organizar tus ideas y encontrar sentido a muchos de tus pensamientos.

Tú decides sobre qué pensar

6 – Imaginar la reacción de otra persona

Imagina  en cómo actuaría alguien a quien admiras. No esperes que vengan a ayudarte o solucionarlo, actúa ya, ya que hasta el paso más pequeño ayudará a mejorar tu estado de ánimo y tu confianza.

Toma acción y proponte solucionar todos los problemas que estén en tu mano…lo que no dependa de ti, ponlo a aparte, en otra lista.

7 – Pregúntate…

Esta preocupación que tanto te agobia ahora ¿tendrá importancia dentro de cinco años? ¿de dos? ¿de uno? , la respuesta a estas preguntas te ayudará a dilucidar la importancia real de la misma, y lo que parecía tan horrible, se convierte en una minucia a no ser que la respuesta sea afirmativa, entonces tendrás que sacar un aprendizaje de la situación preocupante, crecer como persona y perseverar.

¿Y tú? ¿Qué claves tienes para atajar las preocupaciones excesivas? ¿Nos cuentas tu experiencia?

etterpress

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí.

Susi Nieto
Coach Profesional
Facilitadora en cambios de desarrollo personal, negocio y Vida.
Autoestima, voluntad, prioridades, orden, calidad de vida y mejora vital

Susinieto.com

Baena -Córdoba – España

 Teléfono: +34 667 682 929.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *