7 Formas de ser más audaz y valiente en tu vida y tu trabajo


VALENTÍA

Qué bonita es esta palabra. ¡Cuánto significado y valor aporta!

VALENTÍA  un Valor Excepcional para Admitir nuestros errores  y ratificarlos  así podremos comenzar con el proceso de cambio para ser mejor personas y por lo tanto hacia una mejor sociedad.

En el anterior post hablamos sobre humildad y sabes que todos los valores son importantes en nuestras vidas desde el  momento en que nuestros padres nos lo inculcan para ser cada día mejor persona, sin los valores poco tenemos de  seres humanos, respeto, amabilidad, solidaridad, humildad…etc. son muchos los valores que debemos ir recobrando y hoy quiero hablarte de la Valentía.

Valentía es un valor excepcional para admitir nuestros errores y ratificarlos, una forma de comenzar con el proceso de cambio para ser mejores personas y por lo tanto contribuir en la sociedad aunque sea con pequeños actos, todos juntos conseguiríamos un mundo mejor.

Si no  aprovechamos nuestra valentía al máximo no podemos sacar lo mejor de nosotros mismos.

Cuando no se tiene valentía y decisión, el miedo, la ansiedad y la vergüenza se convierten en nuestros principales aliados y aumentan notablemente nuestra infelicidad.

Valentía no es solo ausencia de valor, es la capacidad de pensar, hablar y actuar precisamente a pesar del temor o la vergüenza que podamos sentir.

Analizarse y descubrir sin juzgar cambiando actitudes  de una misma con respecto a las relaciones personales, es fundamental para desarrollar la felicidad, la madurez y la integridad.

Yo te animo a la reflexión y por qué no, a crear tu propia lista de actos de valentía, todas en algún momento hemos sido valientes y nos hemos enfrentado a la vergüenza y al miedo, más o menos nerviosas, pero hemos salido triunfantes, porque hemos antepuesto nuestro ser, nuestro pensar  a nuestros miedos.

Por ejemplo en casa, con nuestro marido, ante una conversación subida de tono, hemos sido capaces de decir que ese tono no es adecuado y si sigue así, abandonamos la conversación…el respeto ante todo.

Otro ejemplo en nuestro trabajo sería decir cómo nos sentimos y que es lo que realmente queremos  cuando nuestro superior nos obliga en cierta forma a realizar un horario extra sin preguntarnos y nadie nos lo agradece abusando de nuestro miedo a quejarnos…la dignidad está por encima, y las cosas se pueden decir y hacer de muchas formas.

 

En el trabajo también debemos ser valientes.

No hay experto en el mundo que sepa mejor que nosotras como calmar a los demás, o poner a cada uno en su sitio, cómo rebajar la energía negativa o cómo ser más sincero en nuestras relaciones, siempre desde el respeto y la tolerancia. Los ejemplos enumerados pueden ser una guía útil.

 

Hay veces que por miedo a que nos rechacen, por miedo no somos valientes. Nadie es una súper heroína, quien diga lo contrario, miente. Todos somos humanas, con nuestras experiencias, miedos, temores, pensamientos, ideas, conclusiones y reflexiones.

 

El día a día, sus circunstancias y las experiencias vividas son actos cotidianos de valentía que nos  marcan la diferencia con el tiempo, nos motiva a desarrollar nuestro deseo genuino de mejorar la relación y de una voluntad de cambio pidiéndolo o haciéndolo saber con poderosas palabras que invitan a la reflexión y al conocimiento aún mejor de cada una de nosotras.

Todo en esta vida es una cuestión de práctica, y la valentía, para ella, no supone una excepción a la regla.

 

Todos hemos pasado un mal momento o hemos tenido un miedo en la vida, algo que después con el tiempo, con el auto análisis o auto conocimiento podríamos llegar a pensar de una forma que nos ayude a minimizar el miedo y abrazar valor en nuestra vida, en nuestro trabajo.

 

En este post te traigo 7 formas de ser más audaz y valiente en tu vida y tu trabajo, según Juan Carlos Valda.

1 – Identificar nuestros miedos y debilidades.

Hay que tomar consciencia y preguntarnos ¿qué es lo que tememos?, ¿qué nos da miedo?, en caso del trabajo ¿Qué debilidades tenemos tanto cómo persona o organización? Si nosotras hemos estado luchando por un objetivo, este no se cumple, empezamos a tener una vaga sensación de ansiedad o malestar, es una parte vital del proceso de miedo, el cual debemos aceptar y para ello salimos de nuestra zona de confort, una forma es reinventándonos constantemente, pero eso si focalizando hacía dónde queremos ir.

Hay temores bastante sencillos (por ejemplo, el miedo a las arañas o serpientes),  y otros más complejos, como miedo de los tifones, nos asustan –la amenaza de muerte, devastación en nuestras vidas y más si la tormenta empieza fuera de nuestros hogares.

Si tomamos  tiempo para realmente llegar a la raíz de lo que nos asusta,  seremos capaces de procesar nuestros miedos utilizando los diferentes caminos, vías, decisiones con el fin de reducir el impacto que tienen en nuestra vida.

En el caso del trabajo o en entornos empresariales, podemos tener miedo a perder el trabajo, , a que los objetivos profesionales no se cumplan o …, por ello hemos de ir manteniendo la calma, trabajando con constancia, audacia y valentía en el día a día, paso a paso pues pequeños resultados pueden dar un gran beneficio.

2 – Una vez identificado el miedo hay que explorar los peores escenarios para estar preparados.

Como por ejemplo pedir una reducción de jornada, pero tenemos miedo de ser rechazadas. En este ejemplo, el peor de los casos sería nuestro jefe que nos diga, haz las maletas y márchese. Pero es mucho más probable que nuestra petición sea aprobada o rechazada cortésmente.

Así daremos una situación que en caso de encontrarnos con ella sabremos cómo afrontarla.

3 – Conocer y poner en práctica alguna herramienta de relajación.

Las personas tenemos que lidiar con el estrés de maneras diferentes. Todas de una forma u otra conocemos o tenemos una técnica de relajación que se adapta a nuestra personalidad, es una parte vital de la gestión de miedo en nuestra vida.

Por ejemplo, para ayudar a controlar nuestros temores, podríamos probar:

a.Participar o realizar ejercicios de meditación
b. Entrenarnos con un coach
c. Escribir en un diario
d. Cantar junto con música con el volumen alto
e. Asistir a eventos, reuniones de meditación, espirituales etc.

No hay manera correcta o incorrecta para relajarnos, así que escuchemos a nuestra propia mente cuando se trata de encontrar actividades que vamos a tomar el borde de nuestro miedo.

4 – Hay miedos mentales.

Miedos que se adelantan a los acontecimientos y nos impiden seguir avanzando. (Miedo escénico).Hay gente que piensa que más vale malo conocido que malo por conocer, pero podríamos cambiar el enfoque pensando que si estamos mal en ese sitio o puesto, más vale mejor por conocer que malo conocido.

5 – Hablar con personas de confianza  de mi temor.

El miedo tiende a ser una cosa muy personal, lo que distorsiona nuestra perspectiva y magnifica nuestros miedos y si se lo explicamos a una amiga o miembro de la familia acerca de las cosas que tememos, conseguiremos ver nuestros miedos desde un ángulo diferente. Nos sentiremos inmediatamente menos solas después de confiar en otra persona, y puede que nos encontremos precedentes de que esas mismas personas en su debido tiempo o distancia, también se encontraron en la misma situación.

6 – Hablar con un profesional: un psicólogo, un coach, un médico, un asesor, un experto.

Todos nos enfrentamos a miedos y – nueve de cada diez veces – estos temores son manejables. Sin embargo, en algunos casos, el miedo crece fuera de control, convirtiéndose en algo que impide activamente a las personas de vivir plenamente.

No hay nada vergonzoso en la búsqueda de ayuda profesional, y cada vez es más el número de personas que recurren a este tipo de ayuda. Este tipo de apoyo puede hacer en nuestra vida más llevadera.

7 – Enfrentamos a nuestros miedos de cara.

Hacerles frente y dejarlos para siempre a un lado. Crear nuestro plan de acción, por ejemplo: si tenemos miedo de pedir una promoción en el trabajo, es mejor establecer un plazo para nosotras y comprometámonos a hablar con nuestro responsable un día particular, es el momento de empezar a dar la cara, a ser valiente, audaz contra todo ello, todo bien meditado y  pensado.

Todos tenemos miedos, pero no hay razón para dejar que ellos controlan nuestras vidas. Si Adoptamos las sugerencias anteriores, como todas las que nos puedan hacer llegar en nuestras vidas, trabajo, empresas, todo marchará mejor y seremos más felices.

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí.

Susi Nieto

Coach Profesional

Facilitadora en cambios de desarrollo personal, negocio y Vida.
Autoestima, voluntad, prioridades, orden, calidad de vida y mejora vital

Susinieto.com

Baena -Córdoba – España

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *